Viveros en Ciudad Juarez

Terapia hortícola. Beneficios de la jardinería en nuestra salud, Ciudad Juárez

Si buscas un Vivero en Juárez, Chihuahua con gran variedad de plantas, contáctanos!!

A lo largo de la historia, muchos efectos positivos se han encontrado cuando hablamos de las labores de cultivo, ya podemos disfrutar el resultado de apetitosas y exquisitas frutas, nutritivos vegetales hasta los paisajes más espectaculares que podamos imaginar. Y ya sea en nuestro jardín, huerto o campo podemos considerar estos lugares como santuarios tranquilidad y paz.

Según con la Asociación de Terapia Hortícola Canadiense (CHTA), la utilización de plantas y del entorno natural fomentan el bienestar social, físico, emocional y hasta espiritual de las personas que realizan esta actividad.

Entonces, ¿qué es la terapia hortícola? Para Davis, ex-director de la Asociación Americana de Terapia Hortícola, y quien en 1994 definió lo siguiente: “Es un proceso mediante el cual las plantas, las actividades de jardinería y la cercanía innata que todos sentimos hacia la naturaleza, se utilizan como vínculos en programas de terapia y rehabilitación realizado profesionalmente”. Así mismo, esta terapia es conocida como horticultura social y terapéutica.

Por lo que se han realizado algunos estudios, los cuales han dado como resultado los siguientes beneficios:

  • Disminución del riesgo de osteoporosis. Un equipo de la Universidad de Arkansas exploró en un grupo de mujeres de 50 años y mayores, y que hacían jardinería cuando menos una vez a la semana, presentaban mejor densidad ósea, que incluso las que practicaban algún deporte como trotar, nadar o caminar.
  • Disminución del riesgo de padecer diabetes. Para mantener mejores niveles de azúcar en la sangre, es casi imprescindible ejercitarse físicamente a diario, así como también, observar nuestros hábitos alimenticios. Y de acuerdo con un estudio de la Universidad Estatal de Kansas, arrojó que los jardineros activos, se ejercitaban 150 minutos por semana.
  • Ayuda reducir la tensión y el estrés. En 2010 una investigación realizada en los Países Bajos, concluyó que la jardinería es capaz de reducir el estrés. El estudio consistió en a que 2 grupos de personas realizaran actividades estresantes, después, un grupo practicó la lectura, mientras que el otro practicó jardinería en el exterior, por lo que éste último grupo presentó muy buen humor y niveles más bajos de cortisol (hormona del estrés)
  • Ayuda a combatir la depresión. En Noruega, algunas personas diagnosticadas con depresión, participaron en un estudio, el cual incluía pasar 6 horas a la semana cultivando flores y hortalizas, al cabo de 3 meses, el 50% de los participantes experimentaron mejoría en su estado de ánimo, además que durante los siguientes 3 meses, el ánimo se incrementó.
  • Mejora la calidad de los alimentos. Al cultivar nuestros propios alimentos, procuramos que todo el proceso sea de lo mejor, desde las semillas, fertilizantes, riegos apropiados, en sí, casi podrían ser orgánicos. Por lo que nuestra comida es más fresca y saludable.

Otros apoyos que podemos destacar es que mejora la calidad del aire, reduce los niveles de dolor, aumenta la productividad y concentración.

Cabe mencionar que para que esta terapia pueda llevarse a cabo, existen los jardines terapéuticos, pues éstos están diseñados con características específicas de diseño y estilo, listos para mejorar la salud física y/o mental de un grupo o de un individuo. Por ejemplo, un jardín terapéutico diseñado para una persona con demencia, deberá ser de fácil acceso y movimiento, minimizando el riesgo de desorientación; en cambio, el jardín para una persona con espectro autista, deberá contener mayores elementos sensoriales y de desarrollo de habilidades motoras.

Así mismo, es importante señalar que los terapeutas hortícolas, son personas educadas y capacitadas  por médicos, psiquiatras, psicólogos y terapeutas ocupacionales, que involucran al grupo o al individuo en todas las etapas de la jardinería.

La terapia hortícola podría dividirse en vocacional, terapéutica y social. Veamos las diferencias:

  • En la vocacional. Se enseñan habilidades que ayudan a mejorar el comportamiento, y que a su vez pueden utilizar como una fuente de empleo. Ya que aprenden el conocimiento básico de las plantas y sus cuidados, ya sea para su producción, venta o como asesores.
  • Horticultura terapéutica. Se utiliza para mejorar la actividad física, habilidades sociales y el compromiso, pues como lo hemos venido mencionando a lo largo del artículo, se intenta emplear tanto la mente como el cuerpo.
  • Terapia hortícola social: En esta versión, la actividad se centra principalmente en el ocio y el esparcimiento, por lo que existen comunidades como redes de apoyo, en las cuales se comparten consejos, charlas y hasta el intercambio de plantas y todo a través del placer de la jardinería.

Entonces, podemos concluir que el objetivo principal es el de favorecer la salud, pues podemos expresar la creatividad a través de ver los diferentes colores y el progreso de plantas para adornar, así como tener la sensación de esperanza y bienestar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s